Edurne Herrán

Futuro Perfecto


© Edurne Herrán, 2014 - 2017



(EN) I understand the idea of identity as a process in constant development. We are the sum of our former selves, and with every decision we make or act we perform, we are continually transforming. Other around us are also part of this personal process, and, as time goes by, help us mold ourselves. I began to wonder about the plasticity of the future; as we change and adapt and shape our outward appearance, our future is also (de)formed. Every act we do has consequences, and every decision we take opens a new door.

In this work, as in much of my earlier practice, the idea of time passing by and autobiography are present. I raise a series of actions, almost like a game; something I call 'sociological experiment on a small scale.'. My project about the future has different presents: I analyze, imagine and transform that devenir. It is not a question of exploring the self-portrait, but rather of  using my image in order to become myself a medium with multiple intentionalities. I question personal and universal themes: from prejudice to fear and insecurity of an uncertain employment future, to worries that resonate deep in our psyche, to the malleability of the future and our personal image, to the need for approval in the eyes of others...

Edurne Herrán


One of the driving forces of this project were the reactions of people to the artist’s personal appearance. Based on dissociative identity disorder– or multiple personality disorder –, in this happening, Edurne Herrán creates several identities parallel to her own and puts them into practice in real life, transforming her appearance and her personality before society. Thus, depending on the day, she plays with different codes and introduces herself as Edurne, Miren, Edelweiss, Inge-Liva, Alicia, Ludovika, Cayetana, Nieves, Elvira, Rosi or even Andoni: characters with radically different hairstyles, clothing and attitudes that lead to different responses in others. Each one of these fictional personalities are actually extensions of facets contained in Edurne Herrán and emphasised for the creation of versions of her self. The author wonders about the malleability of the future: the circumstantial facts that condition it, but also the conscious decisions that play a crucial role in its shaping.

During the last two years, the artist records her life by means of several processes that she calls experiments: since October 2014, she goes with her variety of personalities to have her future read (by means of tarot, palmistry and clairvoyance) to show that the reading is different depending on her appearance, despite being the same person; she sends CVs as two of her characters (Miren and Edurne, twin sisters) to the same job offer in order to assess who has the greater chance of getting the job.

The authenticity of this existential project is questionable if understood as an exercise of veracity in the information provided; however, this work could be considered as the most authentic carried out by the artist up until now if we focus on its essence. Philosopher Charles S. Peirce said that the identity of a man consists of the coherence between what he is and what he thinks. We normally think many more things than what we express to the outside world because we try to reinforce the image that we have created of ourselves. However, is it not true that we would sometimes like to behave, dress or express ourselves differently? It would be ideal to give free rein to each one of our thoughts and to turn them into a new personality depending on the day, though it is probable that the attempt would lead to total chaos. The artist has jumped into the deep end experimenting with this in order to explore the construction of the individual and to prove the influence of others' perspectives on our self-awareness. The consequences of developing such a many-sidedness could border on madness, but might it not bring us closer to true coherence? Ask Edurne.


Nerea Ubieto



(ES) Entiendo la idea de identidad como un proceso de elaboración constante. Somos la suma de nuestros yoes anteriores, y con cada decisión que tomamos o acto que realizamos, continuamente estamos transformándonos. Los demás también forman parte de este proceso personal, y ayudan a que nos maleemos a medida que transcurre el tiempo y las experiencias vividas (o deseadas). Comencé a preguntarme acerca de la plasticidad del futuro; al igual que modificamos y moldeamos nuestro aspecto exterior, nuestro futuro también se (de)forma. Cada acto que realizamos tiene sus consecuencias, y cada decisión que tomamos nos abre una nueva puerta.

En este trabajo, como en gran parte de mi obra anterior, el transcurso del tiempo y la autobiografía están presentes. Planteo una serie de acciones, casi a modo de juego; algo que denomino ‘experimento sociológico a pequeña escala.’ Me proyecto hacia el futuro desde distintos presentes; analizo, imagino y transformo ese tiempo que está por llegar. No se trata de una cuestión de exploración del autorretrato, sino que utilizo mi imagen y referente para convertirme en un medio que  busca varios fines. Cuestiono temas personales y universales: cómo nos prejuzgan y prejuzgamos, el miedo y la inseguridad ante un futuro laboral incierto, las preocupaciones que retumban en nuestra psique, la maleabilidad del futuro y de nuestra imagen personal, la necesidad de aprobación ante los demás…

Edurne Herrán


Uno de los motores de arranque de este proyecto fueron las reacciones de la gente ante la apariencia personal de la artista. Partiendo del trastorno de identidad disociativo – o trastorno de personalidad múltiple –, en este happening, Edurne Herrán confecciona varias identidades paralelas a la suya propia y las pone en práctica de manera real transformando su estética y su carácter de cara a la sociedad. Así, dependiendo del día, juega con diversos códigos y se presenta como Edurne, Miren, Edelweiss, Inge-Liva, Alicia, Ludovika, Cayetana, Nieves, Elvira, Rosi o incluso Andoni: personajes con peinados, indumentaria y actitudes radicalmente diferentes que desencadenan respuestas diversas en los demás. Cada una de estas personalidades ficticias son en realidad prolongaciones de facetas contenidas en Edurne Herrán y acentuadas para la creación de versiones de su yo. La autora se pregunta por la maleabilidad del futuro: los hechos circunstanciales que lo condicionan, pero también, las decisiones conscientes que juegan un papel crucial en su determinación.

Durante los dos últimos años, la artista registra su vida mediante varios procesos a los que llama experimentos: desde octubre del 2014, acude con sus personalidades variopintas a que le lean el futuro (por medio del tarot, quiromancia y videncia) para demostrar que la lectura es diferente según su aspecto a pesar de ser la misma persona; envía currículos como dos de sus personajes (Miren y Edurne, hermanas gemelas) a la misma oferta de trabajo con el fin de valorar quién tiene más posibilidades laborales.

La autenticidad de este proyecto existencial es cuestionable si se entiende como un ejercicio de veracidad en las informaciones proporcionadas, sin embargo, esta obra podría considerase como la más auténtica que ha realizado la artista hasta el momento si atendemos a la esencia que se desprende de ella. Decía el filósofo Charles S.Peirce que la identidad de un hombre consiste en la coherencia entre lo que es y lo que piensa. Normalmente pensamos muchas más cosas de las que expresamos de cara al exterior porque intentamos reforzar la imagen que hemos creado de nosotros mismos. Sin embargo, ¿no es cierto que a veces nos gustaría comportarnos, vestirnos o manifestarnos de una manera distinta? Sería ideal poder dar rienda suelta a cada uno de nuestros pensamientos y convertirlos en una personalidad nueva según el día, pero es probable que el intento desembocara en un caos total. La artista se ha lanzado a la piscina experimentando semejante cometido para ahondar en la construcción del individuo y demostrar la influencia de la mirada del otro en el autorretrato. Las consecuencias de desarrollar tal polifacetismo podrían rozar la locura, pero ¿acaso no nos aproximarían a la verdadera coherencia? Pregúnteselo a Edurne.


Nerea Ubieto


Beca de producción en Artes Visuales // Visual Arts Production Grant
 C.C. Montehermoso

Inauguración: 10-2-2017  // Opening: 2-10-2017


Andere Ik // Artshake Residency. De Saffier, Utrecht (Netherlands)



Activity Program

(EN) Portraits made during the Artshake Residency in De Saffier, Utrecht (Netherlands). March & April 2017.


(ES) Retratos realizados durante mi estancia en la Residencia Artística Artshake, en De Saffier, Utrecht (Países Bajos).

PRESS: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 

Andere Ik, © Edurne Herrán, 2017

Arachne 2.0

Arachne 2.0, © Edurne Herrán, 2016

Arachne 2.0 (detail)

(EN) In Greek mythology, Arachne was a weaver who challenged Athena (goddess of wisdom and crafts), and was consequently transformed into a spider. One version of the myth has it that she was particularly skilled at weaving. Boasting about her skill, she infuriated Athena, who contested her. Athena weaved four scenes in which the gods punished those humans that considered themselves equal to gods and displayed excessive pride; Arachne, on the other hand, weaved twenty two scenes in which gods (disguised as animals) had misled and abused mortals, particularly Zeus, by tricking and seducing many women. Arachne’s work was clearly better than Athena’s; the goddess even more enraged due to what the weaving depicted, transformed Arachne into a spider and condemning her to weave for eternity. My version of this myth is a mix of threads and crafts, social networks, video games and technology. Zeus is represented by Supermario, Arachne is represented by Spiderman (and a large spider) and Gods are the Emoji-animals of Whatsapp.The tapestries, like emojis, were created to add warmth (the former for walls and the latter for texts). I introduce technology and upgrade the tradition: in this interactive piece, the qr code redirects to the Wikipedia entry of the myth of Arachne and to my personal website. After many hours of intense weaving, some might refer to me as ‘Arachne Herrán’, although I was never much of a competitor.

PAIN(T)

© Pain(t) #1. Edurne Herrán, 2016

© Pain(t) #2. Edurne Herrán, 2016

© Pain(t) #3. Edurne Herrán, 2016

Exposición 'Otra Dimensión', Galería Fernando Pradilla

Detalle de la exposición 'Otra Dimensión', Galería Fernando Pradilla

Emoji-sexting [parafilias contemporáneas]

Emoji-sexting [parafilias contemporáneas] © Edurne Herrán, 2016


Emoji-sexting [parafilias contemporáneas] © Edurne Herrán, 2016

Exposición 'Sólo es Sexo', Galería Fernando Pradilla

+ Info

Press: El PaísShangay / BoulinArtinfo / EFTI / Curador Mag / Madriz / The Fine Art / Clavoardiendo / 7 de un golpe / Fashion & Arts Mag

Crítica de Víctor Zarza para ABC_Cultural 16-4-2016


El siglo XXI será recordado por el abanderamiento de las rarezas más íntimas en vez de ser ocultadas. Este cambio de paradigma, que se viene desvelando poco a poco desde el pasado, es la última vuelta de tuerca de una revolución sexual que se va acercando cada vez más a su desenlace.

Edurne Herrán nos muestra esta normalización de las parafilias sexuales en su trabajo Emojisexting. Bordados incisivos donde, por contraste, consigue crear una poética que va más allá de sus bastidores.

El punto de cruz nos transporta a la inocencia infantil, mientras que los términos que acuñan las parafilias, tiñen de sexualidad un recuerdo ingenuo donde estas ideas era sólo motivo de mofa.

La elección de esta tipografía cursi en contraposición con el objeto de deseo, perfectamente captado por la iconografía de los emojis, construye un diálogo irónico con el espectador, que despierta en él su lado más reflexivo.

Frente a la rapidez con la que se abre un chat y se pide una muestra de estos fetiches para, desde un primer momento, entrar en juegos sexuales, en la obra de Edurne se frena lo súbito gracias a la lentitud con la que ella borda. Este tiempo que dilata la artista durante su trabajo es el necesario para la construcción, no sólo física de la obra, sino que también fortalece el mensaje de Emoji sexting.

El trabajo de Edurne Herrán es una vuelta a lo tradicional para reflejar una realidad contemporánea. Las formas de relacionarnos por las redes que nos unen, deben ser plasmadas por los artistas de nuestro tiempo para crear una memoria colectiva sobre el mundo que nos rodea. Motivo que entiendo como uno de los principales objetivos del Arte que merece ser recordado.

Emoji sexting es la retransmisión de las crudezas humanas a través de la inocencia. Sin contraste no hay razón de ser, idea que subraya Edurne con sus hilos de colores.


El Jardín de las emoji-delicias [Grey Flag, ARTIUM]

© Edurne Herrán, 2014
© Edurne Herrán, 2014


Pic by Joaquín Lara. ARTIUM Museum, Vitoria-Gasteiz.





(ES) El panel central de El jardín de las delicias de El Bosco, pintado hacia el 1500, ha sido vaciado de sus personajes para ser sustituidos por emojis contemporáneos. La escena de la obra renacentista, cargada de simbología, lujuria, humor y sátira, es convertida por Edurne Herrán en un espacio de celebración. Hoy han tomado protagonismo en ella los signos de los actuales sistemas de comunicación, herramientas que han dado lugar inesperadas estructuras sociales, comunidades híbridas, físicas y virtuales mucho más flexibles, con la capacidad de trasmitir ideas, organizar y empoderar experiencias en común, con un potencial de contestación, interlocución y freno sorprendentemente eficaz a las normas sociales heredadas y las pensadas inamovibles estructuras de poder.Edurne Herrán, vive y trabaja en Madrid. Su obra tiene una conexión directa con la cotidianeidad, el encuentro y la comunicación entre los individuos. En muchas de sus propuestas es la participación del público la que da sentido a la obra y la dota de un carácter performativo. Se interesa por los materiales textiles y por la indumentaria, entendida como código social y poderoso contenedor de símbolos comunicativos. Consciente de cómo las nuevas tecnologías y la red catalizan y magnifican los estados emocionales, se sirve de estos nuevos sistemas sociales y dinámicas de comunicación para contextualizar sus propuestas. Comisario: Enrique Martínez Goikoetxea.

(EN) The central panel of Bosch’s The Garden of Earthly Delights, painted circa 1500, has been emptied of its characters to be replaced by contemporary emojis. The setting of this Renaissance work, filled with symbolism, lust, humour and satire, has thus been converted by Edurne Herrán into a space of celebration. The panel now features the signs of today’s communication system, a device that has resulted in unexpected social structures, hybrid, physical and virtual communities that are much more flexible and can convey ideas and organise and empower shared experiences with a surprisingly effective capacity to respond, dialogue and check inherited social norms and previously thought entrenched power structures.Edurne Herrán lives and works in Madrid and her work is directly connected to everyday life, encounters and communication between individuals. Public participation is what provides meaning to much of her work and endows it with a performance nature. She is interested in textile materials and clothing understood as a social code and powerful receptacle of communicative symbols. She is aware of how new technologies and the Internet catalyse and magnify emotional states and uses these new social systems and communication dynamics to contextualise her ideas. Curator: Enrique Martínez Goikoetxea.

(EUS) El Boscok 1500 inguruan margotu zuen atseginen lorategiaren erdiko panela jatorrizko pertsonaiez hustu eta gaur egungo emoji-ak agertu dira bertan. Edurne Herránek ospakizun eremu bihurtu du sinbologiaz, lizunkeriaz, umorez eta satiraz betetako eszena errenazentista. Gaur, egungo komunikazio-sistemetako ikurrek hartu dute protagonismoa, ustekabeko gizarte egiturak, eta komunitate hibrido (fisiko eta birtual) askoz malguagoak sortu dituzten lanabesek; ideiak transmititzeko, taldeko esperientziak antolatu eta haiei boterea emateko gaitasuna dutenek; jasotako gizarte-arauei eta ustez mugiezinak ziren botere-egiturei iharduki, haiekin jardun eta geldiarazteko ustekabeko ahalmena dutenek.Edurne Herrán Madrilen bizi da, eta han lan egiten du. Haren lanak lotura zuzena du egunerokotasunarekin, eta norbanakoen arteko topaketarekin eta komunikazioarekin. Proposamen askotan publikoaren parte-hartzeak ematen die zentzua eta izaera performatiboa haren artelanei. Ehunak eta janzkera dira haren interesgune nagusiak, gizarte-kode eta komunikaziorako sinboloen eduki boteretsu gisa ulertuak. Teknologia berriek eta sareak egoera emozionalak nola katalizatzen eta areagotzen dituzten jabeturik, bere proposamenei testuinguru bat emateko baliatzen ditu gizarte-sistema eta komunikaziorako dinamika berri horiek. Arte Komisarioa: Enrique Martínez Goikoetxea. 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La tabla central del Jardín de las Delicias reconstruye una historia que pudo haber sido y no fue. Un jardín de placer, sin conciencia de pecado y nos cuesta creer que el mundo representado pueda compartir espacio terrenal con nosotros. Eleva la cartografía de un espacio poblado por un bestiario medieval y despliega la utopía en un lenguaje gótico,  en una encrucijada histórica en la que se ha descubierto un Nuevo Mundo y todas las hibridaciones llegan a ser posibles.  Los espectadores actuales  no pueden  sino imaginar que la obra encierra  significados ocultos y oscuros, y que es difícil descifrar ese mundo fragmentado, que no respeta  las leyes de la perspectiva, del espacio, ni del tiempo.

Keith Moxey ha focalizado la experiencia  del anacronismo que disfrutan las obras de arte en la teoría de un tiempo discontinuo, no universal, en la heterocronía  de lo visual donde  cada lugar o cultura tiene su propia cadencia, complementario de un tiempo estético, que permite a la obra de arte seguir modificando el presente del observador, al margen de su vínculo con el tiempo histórico de su creación. 
El mundo imaginario creado por el Bosco nos fascina porque posee un tiempo estético anacrónico, convirtiéndose en una metáfora  del  espacio-tiempo actual  disperso, dividido, fragmentado, pero al mismo tiempo globalizado. 

Así, nada es más natural que pasear la mirada por ese escenario poblado de naranjos, ese huerto maravilloso con toda variedad de árboles hermosos, frutas deliciosas y querer recuperar su espacio para la actualidad.  El Bosco manejó  la iconografía tradicional  mezclando con  habilidad y libertad creadora, con humor y sátira, los monstruos y quimeras, los peces con alas y las aves marinas que habitaban los códices medievales. 

Es en  este lugar  donde Edurne Herrán puebla el Jardín de las Delicias con una iconografía de emoticonos,  llegando   hasta los espectadores actuales  que hoy  continúan  cautivos  de  las emociones y el magnetismo que irradia la obra.

ARCO 2016 Stand ABC Cultural


+ Info: Feliz ABC Cultural / ABC Cultural
© Edurne Herrán, 2016

Stand ABC Cultural en ARCO 2016



EVIL'S bag [Mr.Fou by Edurne Herrán]

Evil´s, 2015. Una oda a la dislexia o cómo desordenar los factores para alterar el producto.
Diseñada por Edurne Herrán para ARTBAGproject de Mr.Fou. Edición limitada de 25 bolsas.
COMPRAR


Evil´s, 2015. An ode to dyslexia, or how to mees up the order of things to alter the product.
Designed by Edurne Herrán for Mr.Fou's ARTBAGproject. 25 bag limited edition.

© Edurne Herrán

Poesía... eres tú

© Edurne Herrán, 2015.



Me llamo Edurne, tengo 37 años y soy una nativa analógica perfectamente adaptada al mundo digital, o eso pensaba yo hasta hace muy poco. Quizá porque mis referentes fílmicos y literarios han sido siempre bastante catastróficos y mi infancia transcurrió en los ’80, las distopías siempre me han atraído mucho más que las utopías.

Pienso que, a día de hoy, estamos desbordados por la tecnología; nos vienen muy grandes todos esos veloces cambios. Estamos deshumanizándonos a pasos agigantados mientras nuestros teléfonos se vuelven más inteligentes que nosotros. No cabe duda de que un buen uso de esos gadgets nos facilita la vida, pero ¿dónde está el límite?. Pasamos la mitad el día delante de pantallas (espejos negros, como hace referencia el título de la serie Black Mirror, dirigida por Charlie Brooker) y cada vez tenemos más y más carencias emocionales (es imposible no citar la película Her de Spike Jonze). Vivimos en una sociedad hiper-conectada y estamos mermando nuestras capacidades emocionales; pensad en ese amigo que tenéis que cada vez que os reunís, está más pendiente del whatsapp o los likes recibidos en Instagram, si es que no sois vosotros “ese amigo”. Nos descargamos aplicaciones para conocer gente porque no tenemos tiempo, ganas o dinero para hacerlo como se ha hecho casi toda la vida. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Reproducirnos por mp4? Cada vez tenemos más aplicaciones en el móvil y menos afectos reales. 

La manera en que ha cambiado nuestro modo de comunicarnos y relacionarnos es un tema recurrente en algunos de mis trabajos, como Clean Slate, Random Souvenirs o 8 bit Cross Stitch [The digital divide].
Cuando le comenté la idea acerca de este trabajo a un amigo, él me contestó: ¿Pero cómo van a ser poesía esas burradas? Entonces supe que tenía que hacerlo. Con esas perlas, o me hacía un collar o editaba un poemario.

Poesía… eres tú es un trabajo que surge del proyecto Love me Tinder, love me true, en el que bordo a punto de cruz las faltas de ortografía y errores gramaticales que encuentro en los textos de presentación de los usuarios de la App. de ligue Tinder y los subrayo con un zig-zag rojo como lo hace el corrector de los programas de edición de texto. Al leer tantas descripciones, tan diversas y disparatadas, se me ocurrió la idea de convertirlos en poemas; algunos textos están intactos y otros sólo han sido alterados en el orden de alguna palabra. Para más inri, al firmarlos con la inicial y la edad de los usuarios, se convierten en una especie de evangelio contemporáneo. Me atrevería a decir que los 15 minutos de gloria que vaticinó Andy Warhol hace décadas en realidad se han convertido en 15 segundos…

Para sacar este trabajo adelante, estoy buscando editor; lo que se va a ahorrar en correcciones ortotipográficas y de estilo no está escrito. Y como soy de las que piensan que todas las canciones hablan de amor, este trabajo no solo se formaliza de manera textual, sino que también se completa con una canción de rap hecha con las mejores frases encontradas en la plataforma. En un futuro no muy lejano quiero hacer letras y componer canciones de folklore popular de las diversas provincias del país; al fin y al cabo los tiempos cambian y nuestra manera de comunicarnos también.

Creo que necesitamos más poesía, más amor y más humor.













Love me Tinder, Love me true

Cross Stitched Tinder App intro-texts with spelling mistakes.

Textos de presentación de la App de ligue 'Tinder' con faltas de ortografía bordados a punto de cruz.



'Love me Tinder, love me true' project. © Edurne Herrán, 2015
'Love me Tinder, love me true' project. © Edurne Herrán, 2015

Invisible (wo)men


(ES) Descubrí por accidente, mientras buscaba las medidas de las fotografías-carnet, una serie de plantillas llamadas ternos. Estas plantillas son imágenes (en formato .png o.psd) de traje y corbata que se utilizan para colocar sobre una fotografía con la cara de alguien que no posee traje, con el fin de conseguir una fotografía ‘seria’ para el Curriculum Vitae. Me interesa el artificio y la semiótica del traje con corbata; me valgo del poder comunicativo de la indumentaria para cuestionar el estatus y la apariencia.


(EN) By accident, while searching for the standard size of passport photographs, I stumbled upon a series of templates named ‘suits’ (‘ternos’ in Latin American Spanish). These templates are images (.png or .psd files) of suits and ties used to overlay on a passport photograph with the face of someone who does not have suit but needs to get a ‘serious’ photograph for their CV. I'm interested in artifice and semiotics of the suit and tie; I explore the communicative power of clothing to question social status and appearance.

Proyecto seleccionado en Embarrat 2015 para la exposición La Gran Máquina II.

Invisible (wo)men. © Edurne Herrán, 2015

Invisible (wo)men. © Edurne Herrán, 2015

Invisible (wo)men. © Edurne Herrán, 2015

Invisible (wo)men. © Edurne Herrán, 2015

© Edurne Herrán, 2015. Sala Marsá, Tárrega. La Gran Máquina II. Festival Embarrat


Y [No pain, no glory]


© Edurne Herrán, 2014

(EN) 'No pain, no glory'

I constantly feel assaulted by words and actions coming from that ‘Faith Bank’ that has branches in every single village of this country. Creating fear and manipulating minds are the main engines for any successful religion. Fear is a lot better at convincing (or persuading) than love… There is no comparison!  If you don’t behave, there will be a punishment, and it will hurt… a lot. 

But the true danger of religion is those few men behind a shield called God. They fear people who are not dependable of them, people whom they cannot control, and people who question them. 

They say that the worst of punishments is Hell. I remember that a friend used to say that rather than going to Heaven, he wanted to end up in Hell, because over there it would surely be warm, there would be music, drinks, cigarettes and scarcely-clothed men…. And in fact, I prefer hot weather to cold; there is nothing I can do about it. And, by the way, I religiously read every month my horoscope.


(ES) 'Sin dolor, no hay gloria'

Constantemente me siento agredida por palabras y hechos provenientes de ese ‘Banco de Fe’ que tiene sucursales en todos los pueblos de este país. Crear miedo y manipular mentes son el principal motor de toda religión exitosa. El Miedo convence (o manipula) mucho mejor que el Amor. ¡Dónde va a parar! Si no te portas bien, habrá un castigo y dolerá… mucho.

Pero el verdadero peligro de la religión son unos cuantos hombres que están detrás de ese escudo llamado Dios. Temen a la gente que no depende de ellos, a la gente que no pueden controlar y a la gente que los cuestiona.

Dicen que el mayor de los castigos es el Infierno. Recuerdo que un amigo solía decir que antes que al cielo prefería ir al infierno, porque allí se está calentito, hay música, bebida, cigarros y muchos hombres ligeros de ropa.  Y es que yo soporto mejor el calor que el frío, qué le voy a hacer.  ¡Ah! Y todos los meses leo religiosamente mi pronóstico astrológico.


© Edurne Herrán, 2014